Manifiesto al Congreso de Escribanos Católicos  

MENSAJE NADAÍSTA ANTI-ACADÉMICO

Señores parásitos de la academia:

¿Quieren saber quienes somos los nadaístas?

Somos santos un poco extraños que por boca de hombres profetizan la Oscuridad Nueva. Somos también los chancros de la belleza literaria. Somos además los atorrantes profetas de una barbarie alucinada. Somos otras cosas:

La menstruación de una gallina, el arzobispo muerto, una actriz de cine masturbándose con el paraguas del productor, un bombón de chocolate inmenso con la ubre de tu madre, mi tía cagando en la bicicleta Monark, el falo de una rata, el vómito de un gallinazo en los albañales, el dolor de muelas que me dio en un bus cuando iba para el infierno, una nadaísta abierta de patas exhibiendo su hermosa vulva, la eyaculación de un cohete interestelar pálido en su perdición, mi oreja inundada de piojos verdes, el arzobispo muerto de nuevo, la Santísima Trinidad tomando té en el Astor, July London cantando por la vagina un espiritual melancólico, un anciano metiéndole la verga a un pato sin cabeza, un hermafrodita preñado bailando merecumbé en la taberna de la esquina, los monjes se masturban en comunidad después de rezar las oraciones de la noche, le metí  a una mujer la pierna por la boca y después de reventarle el estómago saque mi dedo gordo por la ingle para rascarle los piojos del pubis, un canónigo violando la catedral para sacar la caja de dientes que se le había olvidado en el sagrario, tu prepucio con incrustación de oro del Chocó, tu propia condenación, etc.… Somos, en fin los mejores escritores colombianos que vamos por las avenidas machacando la vida con palabras feas, bebiendo en bares turbios, estupefaciéndonos, emborrachándonos, jugando billar, usando blue jeans y camisas rojas, no discutiendo los problemas del arte y la literatura por que eso nos importa un solemne culo.

Queridos vejetes reumáticos: ustedes existen ¿y qué? A nadie le importa. Entonces a qué armar tanto escándalo. Es triste contemplar el ridículo alboroto de sus existencias en torno a lo que ustedes son: una manada de vejetes con peluca, caspa, dientes postizos, vicios solitarios y paraguas con capacidad ecuménica de ensombrecer el sol cuando sacan el perro a mear al parque.

Ustedes se han pasado la vida parpadeando ante los libros para acabar e un oscuro prostatismo y ser los policías del orden público idiomático. ¿No les duelen mucho las nalgas de estar sentados en esos viejos bancos discutiendo si Güevonada se escribe con B ebria o teologal? ¿Por qué desprecian así la vida? ¿Por qué no se consiguen una amante y van a dorarse en las playas en lugar de agotar su pobre energía en elucubraciones calvas y dolor de hígado? Cómprense unos zapatos de gamuza, una guayabera y una camisa roja, y en vez de dormir al lado de alguna acabada vieja menopaúsica váyanse a bailar chachachá en los horribles sótanos de la noche y emborrachen hasta el último gusano de su aparato digestivo.

¿Para que hacen esos congresos tan aburridores? Eso de la cultura se acabó. ¿Ustedes no sabían que el nadaísmo es una revolución al servicio de la barbarie, y que la barbarie es el único idioma que hablamos en Colombia? No se preocupen de cosas tan idiotas como el idioma, esas son naderías que nada tienen que ver en esta época llena de explosiones radiactivas, de ángeles nerviosos, pestañas postizas y putas místicas. ¿Qué es eso de arreglar el idioma? Nosotros somos unos indios que no sabemos hablar y no queremos aprender. Váyanse de aquí con sus pergaminos y plumas de gallina a escribir sus pendejadas. Nosotros estamos borrachos de marihuana y papagayos y no queremos saber nada de esas cosas de gramática y Salamanca. El idioma castellano sólo nos sirve para enamorar a la sirvienta y hacerle el amor en la cocina.

¿Qué diablos nos importa que Labio se escriba con B labial si al fin de cuentas el oficio de ustedes es cerrarnos la jeta para censurar nuestros negros y alucinados poemas sobre los esponsales del gonococo?

Señores ratas de la academia: queremos darles un consejo de brujos: ¿Por qué no se suicidan? No duden, contarán desde ya con el eterno agradecimiento del arte y de la humanidad. Pero ya sabemos: ustedes son unos cochinos cobardes. Todo lo que ustedes saben sobre la muerte es que el suicidio se escribe con C y que la Vida se escribe con V de vómito.

Ustedes son tan ignorantes al saber todo esto, que ustedes ignoran el efecto que produce la marihuana en el espíritu. Prueben la yerba mágica y verán que es imposible escribir un soneto o redactar un discurso de ingreso a ese burdel. Ahí les mandamos un polvito de cocaína y si no se enloquecen de ganas de fusilar la retórica y de ingresar a nuestro loco y santo movimiento Nadaísta, entonces es que ustedes no tienen más remedio que seguir siendo académicos, lo que a las luces de la teología y el psicoanálisis nos parece una enfermedad incurable.

Pensamos que ustedes son unas momias venerables que custodian los restos mortales del difunto idioma castellano con el que se nombran ciertos sentimientos como Patria, Cultura, Libertad, Trabajo, Democracia, Poesía, Amor, palabras de ingrato recuerdo que nos saben a mierda.

Porque ustedes oyeron al Lleras Camargo predecir como un loco y amorfinado profeta apocalíptico que el idioma Seguía perdurando con la algarabía parlamentaria de todos los que con su oratoria arrabalera produjeron un saldo de 300 mil muertos campesinos, porque allí la oratoria parlamentaria como la sagrada no ha servido sino para asesinar a los analfabetos.

En nuestra opinión, señores de nuestra lástima, ustedes son unos fracasados que culminaron en un sillón de cuero una carrera de imbecilidades. Eso es reconocerle un alto honor a vuestros culos cansados por 60  años de trajinar por todos los inmundos retretes de la cultura cristiana.

Consideramos que su visita es indeseable a nuestro país porque vienen a empeorar una situación intolerable en nuestro pobre régimen literario, apolillado por la academia, el gerundio, el qué galicado, el qué dirán, y esos facinerosos que nos deshonraron con sus horripilantes abortos gramaticales y que ustedes deben adorar como mitos falsos en los nombres de Caro, Cuervo y Suárez.

A nombre de la integridad nacional, del espíritu y del derecho de no intervención en los asuntos internos de nuestro país, estamos en el derecho de pensar que ustedes se metieron aquí de contrabando, y que nuestro páncreas, nuestro bazo y nuestro corazón se sublevan hasta el infinito, el asco y el repudio con su presencia en nuestras fronteras.

Cuando vuelvan a pensar en Colombia, no olviden que los Nadaístas somos geniales, locos y peligrosos.

LOS NADAÍSTAS.

Este manifiesto fue redactado por los nadaístas en 1962, para burlarse del espíritu aburridor y solemne característico de estas reuniones de académicos parásitos.
Texto cortesía Fundación  Casa del Nadaísmo Gonzalo Arango.

 

 

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis