Suesca (Cundinamarca)
20 de junio de 1941
   
Muchacha en éxtasis, 2009. Sanguina sobre madera, 41 x 56 cm

Estudios

1959 Escuela De Artes de la Universidad Nacional de Bogotá, alumno asistente

Exposiciones Individuales y colectivas


1967 XIX Salón Nacional de Artistas, Bogotá
1968-69-70 Biblioteca Nacional, Bogotá
1970-71-73-74-75-76-77- 2001 Museo de Arte Contemporáneo, Bogotá (Colectivas).
1972-73 (Individuales)
1971
Centro Colombo Americano, Bogotá. Galería Bucholz, Bogotá (Colectiva)
1972 Centro Colombo Americano, Bogotá. Biblioteca Luis Ángel Arango, Bogotá
1973
Centro Colombo Americano, y Cartagena.. Museo Nacional, Bogotá (Colectiva)
1974 Centro Colombo Americano, Bogotá. Sala de Exposiciones de la O.E.A., Washington. Centro Colombo Americano, Medellín
1975-76 Galería El Callejón, Bogotá
1978 - 79 Galería Durban, Madrid, España
1982 Galería Crisphil, París. America Latine a Paris, Grand Palais, París (Colectiva)
1983 Centro Cultural Aerospatiale, Toulouse, Francia. Centro Cultural de Blagnac, Toulouse (Colectiva). Galería Crisphil, París (Colectiva).100 Artistes de America Latine, Centre Cultural, Anmiens, Francia (Colectiva)
1985 Club Los Lagartos, Bogotá
1986 Galería Franklin D. Roosvelt, París.
Instituto Caldense de Cultura.
1987 Galería Alfred Wild, Bogotá (Colectiva)
1989 Galería Arte Autopista , Medellín
1991 Galería Acosta Valencia, Bogotá
1998 Museo Ricardo Gómez Campuzano, Bogotá
1999 Galería de la Alianza Francesa, Bogotá
2002 Galería Nader, Santo Domingo, República Dominicana (Colectiva)
2008 Art & Eros Festival 2008. Museo Arte Erótico Americano MaReA en Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá MAC.
2010
Corpus Eroticus - Femenino Masculino - Arte & Erotismo. Museo Arte Erótico Americano MaReA en Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá.

 
 
Después de Juan Cárdenas, Rafael Penagos ha sido el artista que
en los últimos años ha intentado más objetivamente
la figura del hombre.

Sus dibujos, de alta cotización en el país, recuerdan la pureza de
las líneas de los diseños del artista virreinal Gregorio Vásquez y
llaman la atención por la delicadeza y sencillez de su presentación.


Germán Rubiano Caballero

Fragmento tomado de la Historia del Arte Colombiano,
Volumen VI, Salvat Editores Colombiana, 1986
 
 
 

Ante la gran cantidad de museos de dudosa ortografía que sólo son visitados por las cucarachas, y ante los grandes presupuestos que los burócratas derrochan en actividades insulsas, el MaReA, con su dignidad a cuestas, es un proyecto muy importante.

Como dice su fundador, sólo es para amante estéticos.

 
 
Sin título, 1995. Lápiz sobre papel, 35 x 50 cm.
   
 
 

La historia del arte colombiano destaca, en la pluma de Germán Rubiano Caballero, a Rafael Penagos como el artista neofigurativo clásico de más proyección en el ámbito contemporáneo. La limpidez, el tacto y la delicadeza de su trazo y, para usar su misma expresión, su intento de transformar el dibujo en un campo visual, define la pulcritud del maestro y su obra. El refinamiento en la utilización en los medios del pintor nos hace pensar en la sublimación de formas y figuras, en la idealización del ser humano especialmente de la mujer y también de sus naturalezas muertas, lo cual constituye un verdadero aporte creativo para la pintura como ciencia de interpretación de la realidad y de los objetos.

Rafael Penagos es un artista de reconocida trayectoria internacional, que ha sabido conservar su presonalísimo estilo, a mi modo de ver casi clásico, circunstancia meritoria por cuanto la proliferación de ismos imperante en el mundo desde la década del veinte, con el advenimiento del expresiomismo abstracto que reprodujo hasta la saciedad la decadencia de la sociedad del siglo XX. Penagos cree, como los grandes maestros que el arte es un intento de recreación de la vida y de allí la estilización, la depuración y el espigamiento sutíl que adquieren sus temas, casi transparentes; necesariamente tan alta valoración ética conducirá inexorablemente a la propia recreación del ser humano a través del arte.

El artista se forja a través de su propia creación; Rafel Penagos nos habla con elegancia en sus propias obras, de una sensibilidad que no se desliga en dandismos, pues es mesurada, casi silenciosa como su misma persona. Su destreza es elaborada. Él nos confirma, como Rodin, que en el arte no puede existir la improvisación , y que tampoco es una forma de maniatar disparatadas y enfermizas exacerbaciones estéticas. El arte cumple, en la obra de Rafael Penagos, su función moral, social y estética.

Y para confirmar nuestra admiración por el artista, debemos llamar la atención sobre sus bellos cantos cromáticos a la mujer, su exaltación del eterno femenino al que devuelve su vibrante ideal, su añoranza arquetípica, la finura de su ser. Más allá de los insulsos y grotescos feísmos contemporáneos que dan una versión distorsionada de la mujer, Penagos recupera, para nosotros, y para el arte actual, la visión diáfana, romántica, de esa flor viviente, de la más musical y afable condición del ser mujer.

Carlos Arboleda González
Director del Instituto Caldense de Cultuara

 
 
 
 

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis