Medellín, 1946
 
Autorretrato con cuñada, 1982. Tinta sobre papel, 35 x 50 cm.
Dibujante, pintor, grabador, escenógrafo, ilustrador, es el peor negociante del universo. Ha expuesto en varias ciudades colombianas y representó a Colombia en la Bienal de Sao Paulo con el Taller La Huella.

Estudió como asistente en la Universidad Nacional de Colombia, cuando los muchachos tenían que irse a la guerrilla para escapar de las balas mortuorias o dedicarse a la paz y el amor con sus dosis de ácido lisérgico, hongos y marihuana.

No soportó a sus profesores mamertos que decían que su obra no tenía mensaje.

La pintura psicodélica se construye bajo experiencias psicodélicas y transmite los resultados de una conciencia que se diferencia de la habitual, de los sueños y pesadillas, del éxtasis y de la borrachera.

Como cultura subterránea, al principio no era considerada de alta cuna, tan sólo era hippie, hija de un movimiento con ancestros en Oriente y en los beatniks que apareció en los sesenta, asqueada de la corrupción universal de los mayores que sólo pensaban en el trabajo, el dinero y la guerra.

Los hippies, como buenos ilusos, se clavaron de cabeza en el idealismo utópico de los quinceañeros, donde imperaba el reino de la belleza, la paz y el amor en plena naturaleza.


Rendón tienen la extraña cualidad de embellecer a la más fea. Es como un cirujano plástico, pero del alma. Es una ilusión de la dura realidad, de la feúra humana embellecida por la bella realidad del pintor. Es su percepción, en otra dimensión, del objeto del deseo.

Tiene talento, eso emputa a críticos y a señoras con parálisis cerebral que manejan el arte oficial y las galerías.

FERNANDO GUINARD
 
Exhibiciones

Corpus Eroticus / Fememino Masculino / Arte & Erotismo. Homenaje del Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia al MaReA, Fernando Guinard, Jim Amaral y Ángel Loochkartt, Bogotá, 2010.
Sin saber por qué, Jaime Rendón inició a los siete años la mágica aventura de su pintura. Pinta por una vocación que le es esencial, legado de otra vida que en ésta le es preciso enriquecer hasta la perfección.
Su obra no es producto de sofisticadas academias o modas, sino de una tenacidad, de una fatalidad jubilosa.
Su obra vasta y pródiga anda colgada en las más despojadas guaridas de poetas, aventureros y soñadores de lo imposible. No ha sido nunca pintor de fama fácil ni de consumo. Este desinterés es la virtud primordial de su autenticidad inmaculada.
Su pintura es un delito consciente de la imaginación, la restauración de una antigua condición humana poblada de sueños y texturas edénicas, es decir de inocencias.
Sus cuadros son universos míticos de símbolos y presencias, cimera expresión de un realismo cósmico.
María de las Estrellas dijo de él que era el mejor pintor del mundo después de Dios.
Y yo le creo, pues los niños piensan con la imaginación, y esa es sabiduría. Yo quisiera decir lo imposible, lo mejor sobre este hombre, sobre la nobleza y dignidad de su obra, llena de esplendores terrenales que nos viene de un génesis remoto. Manejados los elementos con una alquimia de realidad pura, impensada y maravillosa. Pero mi impotencia es hija del asombro.
GONZALO ARANGO
El sueño de las granadillas, 2012. Acrílico sobre lienzo, 122 x 56 cm

Libros - Frases Célebres - Virgenes - Poesía - Nadaísmo - El Comic Manga - Artes visuales. Los 50 de la Memoria - Erotismo Prehispánico - El Erotismo del yo
Erotismo y Nociones de Cuerpo - Homenaje al Museo Arte Erótico Americano MaReA y Fernando Guinard - Art & Eros Festival, 2008 - Feria de la Sexualidad
MaReA en Quito - Tiempo de Amor y Erotismo - Fiesta de Eros - Homenaje a Ángel Loochkartt - Bienal de Amor & Éxtasis